Persona cercana a Balcedo habría intentado contactar con Astesiano para concretar encuentro con Lacalle Pou

Un agente allegado al exsindicalista argentino, Marcelo Balcedo, habría intentado establecer un contacto con el excustodio del presidente Luis Lacalle Pou, Alejandro Astesiano, para concretar un encuentro precisamente con el mandatario, según se lee en los chats extraídos del teléfono del ahora imputado como supuesto líder de una asociación para delinquir.

Según difundió La Diaria, el enviado del sindicalista argentino -también imputados por varios delitos- quería encontrarse con Lacalle Pou en Maldonado, antes de empezar a negociar el juicio en su contra.

“Mira que fiscalía contestó la semana pasada y el cualquier momento empiezan a negociar el juicio… trata de meter la cabeza y NO queda afuera. Tas avisado (Yo no te comenté nada, es todo muy reservado)”, se le en la primera comunicación.

“A él le tiene que interesar porque también le hacen juicio a presidencia”, se le en la contestación de Astesiano.

“Se come un garrón”, replicó el que hablaba en representación de Balcedo, quien le agregó más adelante que “quiere arreglar”.

“Sí, sé todo el caso todo”, dijo Astesiano.

“Apenas sepas avisale que tiene que ir a Punta del Este (reunión) y después a lo del Kia”, prosiguió el representante de Balcedo.

“Ok, dale”, respondió Astesiano. “Movete que hay mucha guita”, concretó.

Alejandro Astesiano está en prisión preventiva, imputado como supuesto autor de delitos de falsificación de documentos y asociación para delinquir. Se le señala como líder de una gran organización de venta de pasaportes falsos a ciudadanos de nacionalidad rusa que operaba desde el cuarto piso de la Torre Ejecutiva de Presidencia de la República.

Ofrecimiento de “servicios” a clientes

En los últimos días aparecieron informaciones sobre supuestos ofrecimientos de Astesiano a sus “clientes” para acceder al sistema de espionaje electrónico El Guardián, que está en poder del Ministerio del Interior bajo licencia.

A las 2.18 del domingo 4 de setiembre, el todavía jefe de la seguridad presidencial escribió a uno de sus contactos: “Los teléfonos no han arrojado nada aún. Vamos ya 18 días para atrás”.

“Pará que estoy mirando algo con el jefe de Inteligencia”, le dice más adelante a esta persona que sería un importante empresario argentino.

“Señor, habilitamos 5.000 carecieras [coincidencias] del Guardián con los teléfonos. Ninguno arroja ningún vínculo o maniobras y ninguno en 100 días para atrás tiene contacto con personas de PREXPOL o los celulares mencionados”, prosiguió.

FUENTE: LaRed21