Hace 12 años, Haití era sacudida por uno de los peores terremotos de la historia de la humanidad

Bill Clinton en base Haití Presidencia
haiti-e

Poco antes de las cinco de la tarde, hora local, Haití estaba en la tensa calma que la caracterizaba. Siempre ha sido un país asolado por la pobreza y la miseria, y por el abandono de la comunidad internacional, pero eso no le ha quitado a la gente las ganas de seguir adelante.

A las 16:53, la tierra empezó a moverse de a poco hasta sacudir con violencia todos los edificios, muchos de ellos bastante antiguos y todos construidos ignorando cualquier legislación o reglamentación antisísmica. El sismo de 7 grados en la escala de Richter fue el más fuerte y destructivo desde 1770 (cuando hubo uno de 7,5 grados), cuando se tienen los primeros registros históricos de sismos en el país.

De hecho, se ha llegado al consenso científico de que es uno de los más destructivos de la historia de la humanidad desde que hay registros.

Por su magnitud, se sintió en Cuba, Jamaica, República Dominicana y hasta en Bahamas, y provocó pequeñas olas de tsunamis posteriores que afectaron la costa de la isla La Española -que contiene a Haití y a República Dominicana- y dejaron 4 muertos.

Cientos de miles de víctimas

El saldo de las víctimas se pudo saber recién un año después, cuando el entonces primer ministro, Jean-Max Bellerive, presentó la estimación oficial: más de 316.000 víctimas había dejado aquel intenso sacudón de unos pocos segundos, y unas 350.000 resultaron heridas.

Solo en la capital se recogieron y enterraron en fosas comunes 150.000 cadáveres que fueron sacados de entre los escombros. La mayoría siguen hoy en día sin identificar. Más de 1,5 millones de personas perdieron sus casas, anotando a esta catástrofe en la lista de las más graves de la historia.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) sufrió uno de los golpes más fuertes en su historia, ya que la totalidad del personal que se encontraba en su edifico en la capital Puerto Príncipe murieron aplastados entre los escombros. Unos 3000 trabajadores de la ONU se encuentran desaparecidos, entre ellos el subjefe de la misión, Luiz Carlos da Costa.​ Unos 25 cascos azules han fallecido y unos 23 están desaparecidos.

Lo devastador de este terremoto se debió a que ocurrió tierra adentro, y no en el agua como pasa en otros países como Costa Rica o Nicaragua, que son sismológicamente activos pero la subducción de placas en Centroamérica se da en el mar Caribe, no sobre la placa continental emergida.

FUENTE: LaRed21