Estados Unidos ha vivido 242 tiroteos masivos en lo que va del año

Los tiroteos masivos en Estados Unidos nunca frenaron durante la pandemia, solamente se volvieron menos públicos, alerta expertos de Gun Violence Archive (GVA, o Archivo de Violencia con Armas), una organización que lleva un conteo de estos hechos y de sus víctimas mortales.

A estas alturas, ya se superó el 30% de los más de 600 que se vivieron en 2020, y cerca del 50% de los 417 contabilizados en 2019.

Existe poco consenso sobre lo que se define como un tiroteo masivo, pero la GVA los cataloga como eventos con armas en que resulta heridos o muertos al menos cuatro personas, sin contar al agresor o agresores. El Proyecto Violencia sigue la definición estricta del Servicio de Investigación del Congreso de los Estados Unidos, que pide que los ataques sean públicos y excluye los tiroteos domésticos, los cuales “son atribuibles a la actividad delictiva subyacente”.

Por su parte, la cadena de noticias CNN ha definido un tiroteo masivo como un evento con con cuatro o más heridos o muertos. El diario Washington Post entiende que son tiroteos con cuatro o más personas muertas, pero no incluye robos o tiroteos domésticos en hogares privados.

El pasado 22 de marzo en Boulder, Colorado, tuvo lugar la más mortífera a la fecha, después de Ahmad Al Aliwi Al-Issa, de 21 años, asesinó a 10 personas incluyendo un oficial de policía. El muchacho, nacido en 1999 en Siria, fue detenido y está en la cárcel a la espera de juicio.

El otro con una cifra igual de fallecidos ocurrió el 26 de mayo en una terminal de la Autoridad de Transporte del Valle de Santa Clara en San José, California. Murieron 10 personas incluyendo el pistolero, un hombre de 57 años identificado con James Cassidy que se suicidó. Es el tiroteo más mortal en la historia del Área de la Bahía de San Francisco. El agresor era exempleado de la compañía y fue descrito como una persona psiquiátrica y emocionalmente inestable y con episodios recurrentes de desborde de la ira.

El tercero en la lista ocurrió el 15 de abril en Indianapolis, Indiana, en un edificio de la empresa FedEx. El exempleado Brandon Scott Hole, de 19 años, mató a 8 personas, hirió a otras 7, y posteriormente se suicidó. Las autoridades presumen que fue una venganza por haber sido despedido por repetidas faltas laborales.

Vínculos multidireccionales

Para Julia Weber, experta en políticas públicas sobre violencia, asegura que los tiroteos masivos están intrínsecamente relacionados con la violencia doméstica, aunque algunas estadísticas y autoridades entiendan que son fenómenos no relacionados.

Un análisis de Bloomberg publicado en 2020, que analizó casi 750 tiroteos masivos durante un período de seis años encontró que aproximadamente el 60% de los tiroteos fueron ataques de violencia doméstica o cometidos por hombres con antecedentes de violencia doméstica.

“El nexo entre la violencia por armas de fuego y la violencia doméstica es particularmente letal, como se ha notado. Impacta no solo a las personas más directamente afectadas (parejas íntimas, niños, miembros de la familia), sino a todos nosotros, debido a la conexión con los tiroteos masivos. La violencia doméstica ha estado ocurriendo mucho antes de la crisis de violencia por armas de fuego, pero es mucho más probable que la combinación resulte en lesiones graves y muerte. Tenemos más de un millón de mujeres vivas hoy en los Estados Unidos a quienes sus compañeros masculinos han disparado o atacado de alguna forma. Tenemos una estadística de al menos 600 mujeres al año que son asesinadas por sus parejas íntimas como resultado de la violencia con armas de fuego. Eso es un asesinato cada 14 horas aproximadamente. Entonces, sabemos que esta es una crisis masiva que debemos abordar de manera mucho más efectiva”, dijo Weber en entrevista con Amy Goodman de DemocracyNow!.

Lista de tiroteos de 2021 de Gun Violence Archive:

FUENTE: LaRed21