Documento de Inteligencia filtrado es distinto al presentado en el Parlamento

Se empezó a llevar a cabo en la Justicia una investigación después de que el director de Inteligencia del gobierno uruguayo, Álvaro Garcé, dijera que el Plan Nacional de Inteligencia fue filtrado desde el Parlamento a la prensa, siendo el periodista de TV Ciudad y M24, Eduardo Preve, quien lo hiciera público.

Tanto Garcé como el presidente de la República, Luis Lacalle Pou, han sostenido que la filtración se realizó en el Parlamento y este último se atrevió a afirmar que el hecho fue una “traición” para “perjudicar a un gobierno”.

Sin embargo, la Fiscalía a cargo del caso encontró al menos tres indicios de que el documento no fue filtrado desde la sesión secreta en que fue presentada por Garcé en el Parlamento, sino que habría salido de otra instancia. De hecho, el documento debería haber pasado por decenas de dependencias, organismos y ministerios del gobierno, los que están incluidos en la estrategia de Inteligencia del gobierno actual.

Según el diario El Observador, el Plan Nacional de Inteligencia 2022, presentado en la Comisión Especial de Control y Supervisión del Sistema Nacional de Intligencia y el filtrado por Preve son distintos, diferencia que habría detectado la investigación.

El difundido por el periodista tiene 14 páginas y estaba foliado, pero el que llegó al Parlamento tiene 15 páginas. También hay diferencias entre los destinatarios e involucrados en el plan, así como detalles menores como el nombre de Garcé, ya que solo en uno de ellos aparece su nombre completo.

“De todos modos, el contenido del documento a grandes rasgos es el mismo”, aseveró el mencionado rotativo.

Son distintos

Eduardo Preve declaró el pasado martes como testigo en Fiscalía, mientras que el fiscal a cargo, Gilberto Rodríguez, fue hasta el Parlamento para tomar la declaración de Raúl Lozano, presidente de la comisión en donde Garcé dice que se filtró el plan.

Rodríguez entiende que hay “otras agencias” del Estado que podrían estar comprometidas, en el entendido de que no fue solamente el Parlamento en donde estuvo este documento. En ese mismo sentido, la senadora frenteamplista, LIliám Kechichian, había asegurado tras la filtración que Garcé llegó con menos copias de las requeridas para la cantidad de legisladores presentes en la comisión, por lo que lo llevó a fotocopiar. Ella entiende que ese pudo hacer sido un momento riesgoso.

Sin embargo, y a pesar de las diferencias detectadas, Garcé insiste en que no tiene “ninguna duda” de que la filtración ocurrió en el Parlamento, y que se trata del documento que él presentó en dicha instancia.

“Entiendo que el periodista tiene un derecho y una obligación correlativa. Tiene un derecho a no revelar su fuente, nosotros no denunciamos al periodista (…) acá no está en juego la libertad de prensa, ni en lo concreto la persona, ni en general. Por lo tanto, no se exige la revelación de la fuente, pero sí hay una obligación correlativa a ese derecho, que es la de colaborar con la Justicia y presentar inmediatamente el documento para que se pueda comparar”, aseguró.

“Eso debería pasar hoy mismo, y si no mañana. En definitiva, estamos, si hay buena voluntad, a 24 horas de aclarar definitivamente y de probarse que lo que hemos dicho que el origen de la filtración estuvo en la sesión secreta de la comisión, también respecto del Plan de Inteligencia y Contrainteligencia”, señaló el jerarca.

FUENTE: LaRed21