Decenas de miles protestan en Myanmar el fin de semana contra el golpe de Estado

Decenas de miles de personas marcharon este domingo en las principales ciudades de Myanmar después de un sábado de violentos enfrentamientos entre manifestantes y las fuerzas de seguridad, en el marco de la crisis política tras el golpe de Estado que los militares propinaron al gobierno democráticamente electo.

Estudiantes de ingeniería marcharon por el centro de Yangon, la ciudad más grande del país, vestidos de blanco y portando pancartas exigiendo la liberación de la exlíder y premio Nobel de la paz, Aung San Suu Kyi, quien ha estado detenida desde que el ejército de Myanmar derrocó a su gobierno electo el pasado 1° de febrero.

Los conductores de autobuses también se organizaron para marchar por la ciudad sonando sus bocinas en señal de protestas. También se vieron caravanas de motocicletas y automóviles en la capital Naypyitaw (o Naipyidó), una urbe de 1 millón de habitantes en el centro de la nación.

En la ciudad costera de Dawei, al suroeste, un gran grupo de personas con tambores hacían música mientras una multitud marchaba bajo el sol ardiente. También se reportaron demostraciones públicas en Waimaw, en el extremo norte del estado de Kachin, a orillas del río Irrawaddy. Los ciudadanos portaban banderas y cantaban canciones revolucionarias.

Los militares golpistas arrestaron a Suu Kyi bajo los cargos de portación de walkie-talkies, acusaciones que expiran en lunes. Junto a ella, casi 400 personas han sido arrestadas por el gobierno de facto.

«Mientras la comunidad internacional condena el golpe, Min Aung Hlaing (general del ejército y mandatario de facto) está usando todas las herramientas que tiene para instigar miedos e inestabilidades», dijo en Twitter el activista Wai Hnin Pwint Thon del grupo de derechos humanos Birmania Campaign UK.

ONU condena el golpe

El Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas adoptó el 12 de febrero una resolución sobre Myanmar, en la cual repudió el golpe de Estado al gobierno democráticamente electo por parte del Tatmadaw (ejército) y pidió su restauración inmediata.

La ONU pidió urgentemente la liberación del presidente U Win Myint y de Suu Kyi, al igual que 220 presos considerados políticos detenidos arbitrariamente por protestar contra el golpe.

Destacó la necesidad de que las fuerzas militares y policiales se abstengan de la violencia y protejan los derechos a la libertad de opinión, de expresión y de reunión pacífica en conformidad con el la legislación internacional de los derechos humanos.

Pide el Consejo además que los miembros de la sociedad civil y los medios de comunicación puedan operar libremente y sin temor a represalias, acoso o intimidación por parte del gobierno de facto, y que las redes de telecomunicaciones y las redes sociales sean desbloqueadas para que la ciudadanía pueda comunicarse libremente.

Nada Al-Nashif, Alta Comisionada Adjunta para los Derechos Humanos, expresó su preocupación de que cualquier sanción que se esté considerando debe ser cuidadosamente dirigida específicamente contra los gestores del golpe a fin de no afectar a la población.

FUENTE: LaRed21