Afganistán: Los talibanes llegan a Kabul mientras el gobierno promete una transición pacífica del poder

Los talibanes, la facción política-paramilitar fundamentalista islámica sunní de Afganistán, avanzan de forma imparable y se han acercado peligrosamente este fin de semana a la capital del país Kabul, a donde han prometido “no ingresar a la fuerza”, según un comunicado difundido por la misma organización catalogada como terrorista por decenas de países.

Ya tomaron el control de casi la totalidad del país en poco más de once días pero a diferencia de otras avanzadas, la cúpula del movimiento pidió a sus combatientes y guerrilleros que no realicen actos violentos y permitan el paso de cualquier personas que quiera marcharse. “Todos deben permanecer en su propio país, en su propio hogar, y no intentar salir del país (…) Nadie será objeto de represalias”, aseveraron en el comunicado.

Los rebeldes radicales islamistas se apostaron en varios barrios que rodean Kabul a la espera de una negociación del gobierno afgano para una “transición pacífica” del poder. El Emirato Islámico ordena a todas sus fuerzas que permanezcan a las puertas de Kabul, que no intenten entrar en la ciudad”, tuiteó Zabihullah Mujahid, un portavoz de los talibanes.

“Hay combatientes talibanes armados en nuestro barrio, pero no hay combates”, declaró a la la agencia AFP un habitante de un suburbio del este de Kabul.

“Dado que la capital Kabul es una ciudad grande y densamente poblada, los muyahidines del Emirato Islámico (como se autodenominan los talibanes) no tienen la intención de entrar en la ciudad por la fuerza o combatir, sino más bien entrar en Kabul pacíficamente”, agregaron los extremistas islámicos.

Talibanes al poder, estadounidenses en retirada

La idea de los negociadores, según ellos, es garantizar que la transición de poder hacia ellos sea segura, no comprometa la vida, la propiedad ni el honor de nadie y evitando la muerte de los kabulíes.

Los insurgentes controlan ahora todas las carreteras y caminos que llevan a Pakistán, un país vecino que alberga a más de 3 millones de afganos refugiados. La Organización de las Naciones Unidos pidieron a los países limítrofes aumentar el límite de civiles que pueden ingresar a sus territorios huyendo de la ofensiva talibán.

El avance del movimiento insurgente se da en medio de la salida total de las tropas estadounidenses y de otras nacionalidades después de operaciones militares de más de 20 años, ordenadas por el expresidente estadounidense Donald Trump y acelerada por el actual Joe Biden.

El ejército afgano no estaba preparado para la ofensiva y la forma tan organizada en que han marchado tomando distintas localidades y ciudades de gran importancia.

Países como Estados Unidos, Italia, Reino Unido y Francia han evacuado a los miembros de sus representaciones diplomáticas y han destruido documentos potencialmente sensibles, según publicaron medios internacionales.

FUENTE: LaRed21